IMPACTO DE LA GUERRA COMERCIAL ENTRE ESTADOS UNIDOS Y CHINA

Resultado de imagen para guerra comercial

Los transitarios están siguiendo muy de cerca el desarrollo de la imposición de aranceles como principal arma de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, según el transitario digital iContainers.

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, afirmó recientemente estar totalmente preparado para imponer aranceles sobre los $500.000 millones que suponen las importaciones de China. El aviso prosigue a la aplicación de aranceles del 25% a las importaciones mecánicas y tecnológicas procedentes de China, valoradas en $34.000 millones. Además, está prevista la aplicación de una segunda tanda de aranceles sobre dichas importaciones, por valor de otros $16.000 millones.

El desarrollo de estos acontecimientos está causando una profunda preocupación entre los importadores estadounidenses y los proveedores logísticos, que podrían resultar fuertemente afectados en caso de que Trump haga efectivas sus amenazas.

De acuerdo con el transitario iContainers, los efectos de la guerra comercial China-USA todavía no se habrían dejado ver en los servicios transitarios, dado que los importadores se mantienen a la espera para ver el impacto real de los nuevos aranceles.

“Apenas hemos recibido comentarios sobre la situación por parte de nuestros clientes. De hecho, las rutas comerciales con origen en China se han mantenido muy activas a pesar de la tensión. Probablemente es demasiado pronto para ver los efectos. Hará falta esperar a que un buen número de importadores liquiden sus gastos bajo los nuevos aranceles una vez que sus cargas lleguen a destino. En ese momento es cuando realmente sentiremos el impacto de las subidas” dice el vicepresidente de operaciones de iContainers en Estados Unidos, Klaus Lysdal.

En medio de las continuas amenazas, la preocupación por la salud de la economía global aumenta. La completa materialización de una guerra comercial entre Estados Unidos y China provocaría trastornos en las cadenas logísticas de todo el mundo, caídas en los márgenes, y subidas en los precios finales de consumo.

“Hay mucho en juego y la forma en que los importadores y las navieras reaccionen a las fluctuaciones del mercado será clave en el desarrollo de los acontecimientos. Si comienzan a bajar los precios para competir por la cuota de mercado, los márgenes seguramente caerán y los efectos se extenderán al conjunto de la industria,” asegura Lysdal.

Resultado de imagen para guerra comercial

iContainers se prepara para el impacto de los nuevos aranceles. Pero como muchos otros proveedores logísticos de la industria, sus manos están atadas dado que los cambios en la oferta y la demanda vendrán dictados por políticas y movimientos de mercado fuera de su control.

“Todos estamos siguiendo muy de cerca el desarrollo de la situación, pero en estos momentos no hay mucho que podamos hacer. Tenemos que adaptarnos al momento crítico que está viviendo el comercio internacional y sacar lo mejor de nosotros mismos para ayudar a nuestros clientes con los nuevos requerimientos que tengan, sean cuales sean.“

Las que sí han comenzado a actuar son las navieras. THE Alliance, Ocean Alliance y la alianza 2M ya han anunciado recortes en sus rutas transpacíficas. De acuerdo con Alphaliner, estos recortes representan el 6,7% de la capacidad total en dicha ruta, lo que supone unos 21.300 TEUs por semana.

“Las navieras analizan el mercado intensamente en situaciones como esta y parece claro que se están preparando para grandes caídas. La capacidad ha crecido de una forma tan dramática en los últimos años que podríamos encontrarnos de nuevo en una situación de sobrecapacidad. Incluso hasta el punto en que las navieras tendrían que sacar barcos de circulación, tal y como hicieron durante la recesión”, dice Lysdal.

“La cuestión a la que nos enfrentamos es: ¿Cómo van a responder los importadores? ¿Van a cambiar sus proveedores por otros situados en regiones no afectadas por la subida de aranceles? ¿O quizás por proveedores nacionales? ¿Cambiarán sus líneas de productos? ¿O subirán los precios esperando que sus competidores hagan lo mismo? Las posibilidades son muchas y eso genera una gran incertidumbre.”

A pesar de que los efectos aún no se hayan dejado sentir, iContainers avisa de que algunos transitarios podrían recibir un golpe mucho más duro que otros, especialmente aquellos en los que el peso de la ruta comercial China-Estados Unidos es más fuerte.
“En iContainers trabajamos rutas con orígenes y destinos en todo el globo. Estamos hablando de los dos mayores mercados del mundo, así que no hay duda de que sentiremos los efectos, pero otros transitarios deberían prepararse para sufrir un impacto mucho mayor, sobre todo aquellos en los que el protagonismo de uno o dos mercados es muy fuerte, dado que eso los hace más vulnerables a los cambios políticos,” explica Lysdal.
“Los grandes transitarios tienen una gama tan amplia de servicios que, cuando pierden volumen en una ruta, en muchas ocasiones lo recuperan a través de otra. Esto es lo que sucedería si, por ejemplo, los importadores cambiasen a sus proveedores en China por otros en Sudamérica.”

Comentarios

ENTRADAS POPULARES

LAS 10 EMPRESAS CON MEJOR SCM DEL PERÚ.

HP PRESENTÓ RENOVADO PORTAFOLIO PARA EL MERCADO DE CONSUMO PERUANO.

DAF LANZARÁ AL MERCADO SU PRIMER CAMIÓN ELÉCTRICO.

PUERTOS REGIONALES SON EL GRAN SALTO, EL PERÚ ES EL HUB